CALLCENTER +56 (45) 2310 200   

4. Alimentación:

Dado las insustituibles ventajas que ofrece la alimentación al pecho materno, para la madre, el recién nacido y la sociedad, entre otras:

  1. Fortalece la unión madre-hijo (vínculo afectivo), menor maltrato infantil.
  2. Reduce el riesgo de cánceres de ovario y mama (debido al efecto hormonal).
  3. Proporciona una mayor estimulación temprana y desarrollo sensorial del niño.
  4. Da protección inmunológica: por lo tanto, menor incidencia de enfermedades respiratorias y gastrointestinales.
  5. Mejor agudeza visual.
  6. Nutrición óptima: disminuye riesgo de obesidad y desnutrición.

Ud. debería alimentar a su hijo exclusivamente con leche materna, durante los primeros 6 meses de vida, y es la única ingesta que requiere el recién nacido en este período (no necesita de agua extra). En los primeros días la alimentación al pecho pudiera presentar algunas dificultades, en cuanto a horario, tiempo de la mamada, etc., lo cual puede ser normal. Debería amamantarse con intervalos no superiores a 3 horas, y procurando extraer todo el contenido de un pecho antes de succionar el otro. Existen diversas técnicas de lactancia.

La madre se sienta cómoda, con la espalda apoyada e idealmente un cojín sobre su falda, apoya la cabeza del niño sobre el ángulo del codo. Sostiene la mama con los dedos en forma de “C”.

El niño enfrenta a la madre; abdomen con abdomen, quedando la oreja, hombro y cadera del niño en una misma línea. Los labios están abiertos, cubriendo toda la areola. La nariz toca la mama.

Previo al alta su hijo debe estar alimentándose adecuadamente.