CALLCENTER +56 (45) 2310 200   

Hospital Clínico Universidad Mayor recibió visita del Superintendente de Salud

El Superintendente de Salud, Luis Romero S., en el marco del trabajo desarrollado para la obtención de la Acreditación por parte del Hospital Clínico Universidad Mayor, sostuvo una reunión informativa con representantes de la institución.

La máxima autoridad de la Superintendencia de Salud, acompañado de la Intendenta de Prestadores de Salud, María Soledad Velásquez y el Agente Regional de la Superintendencia de Salud, Marcelo Campos R., tuvieron la oportunidad de conocer en detalle las actividades de acreditación planificadas por el comité de calidad encabezado por el Director Médico de la institución, Dr. Jaime Horta.

El Dr. Horta manifestó su satisfacción por los resultados alcanzados a la fecha en este importante proceso, “nosotros estamos contentos y confiados en que vamos a salir adelante, pues contamos con un equipo humano muy comprometido”.  Percepción que se reforzó recientemente a través de una carta dirigida a los colaboradores y la entrega de un distintivo cuyo slogan es “Mi compromiso es acreditar”, lo que refleja el espíritu de esta acción.

Durante la visita, se recorrió parte de las instalaciones para verificar in situ el cumplimiento de las características que involucra la acreditación de calidad en la que trabaja actualmente el Hospital Clínico Universidad Mayor, tales como los protocolos de identificación del paciente, mantención de los equipos de trabajo, gestión de observaciones, entre otros.

En la ocasión, el Superintendente de Salud Luis Romero entregó recomendaciones a los representantes del Hospital Clínico Universidad Mayor, para que el proceso que lleva a cabo se cumpla según lo presupuestado, haciendo hincapié en la importancia de involucrar a todos los trabajadores en este trabajo mancomunado.

Romero destacó además el valor de la acreditación, dado que un centro de salud acreditado asegura que las prestaciones de salud cuentan con protocolos establecidos que redundan en una mayor calidad de la atención y, además, permiten disminuir los errores en los procedimientos de manera de prevenir daños potenciales, lo cual beneficia directamente a los pacientes.