CALLCENTER +56 (45) 2310 200   

Incontinencia de orina en la mujer

Cesar Yagode Calabrano

Gineco-obstetra

 

 

La incontinencia de orina es una enfermedad frecuente que puede afectar hasta el 30 por ciento de las mujeres –se puede observar en mujeres en edad fértil, pero es más habitual en la etapa posterior a la menopausia– y que consiste en el escape involuntario de orina.

Existe un porcentaje importante de mujeres que no consulta, por desconocimiento respecto de tratamientos posibles o por considerar que es una situación normal luego de alcanzar una determinada edad.  Dependiendo de su severidad, esta patología puede generar una seria incomodidad social para quien la padece.

Son, en términos generales, dos los tipos de incontinencia de orina existentes: la incontinencia de esfuerzo y la urgeincontinencia.

En la primera, se produce pérdida de orina producto de algún tipo de actividad física como correr, levantar algún peso, reír o toser. La urgeincontinencia, en tanto, se caracteriza por un fuerte deseo de orinar, que no puede ser controlado; en este último caso se pueden mezclar ambos tipos de sintomatología en distintas proporciones.

Como factores de riesgo para la incontinencia de orina, encontramos el antecedente de partos vaginales y prolapso genital (eversión parcial o total de útero o paredes vaginales). Se suman a estos factores, patologías que provocan aumento de la presión intraabdominal como enfermedades bronquiales obstructivas crónicas, patologías neurológicas (esclerosis múltiple, lesión de medula espinal) y diabetes mellitus. Entre los medicamentos que podrían incidir en la aparición de esta enfermedad están los diuréticos y antidepresivos.

El manejo de la incontinencia va a depender de su causa. En aquellas pacientes en las cuales existe una alteración anatómica del tejido que rodea a la uretra o alteración del esfínter uretral y que se asocian al escape de orina con esfuerzos, la cirugía ofrece una alternativa de tratamiento con un 90 por ciento de efectividad,  aproximadamente. En el caso de la urgeincontinencia, habitualmente se utilizan fármacos –anticolinérgicos– los cuales deben mantenerse permanentemente y cuyo resultado es  parcial.

Un cambio de hábitos como disminuir la ingesta de líquidos, evitar irritantes vesicales como el te o café y sustituir fármacos con efecto diurético, pueden colaborar a  mejorar el manejo  de la  urgeincontinencia  e incontinencia de esfuerzo. Se pueden incluir en el tratamiento kinesioterapia, que se orienta al fortalecimiento de la musculatura del piso pelviano, condición que puede evitar una cirugía (casos leves) o puede incrementar las posibilidades de éxito de la misma.

En conclusión, la incontinencia de orina es una patología frecuente, multicausal y con alto impacto en la vida social de la paciente, por lo que un correcto diagnóstico y un posterior tratamiento, pueden dar solución a este problema.