CALLCENTER +56 (45) 2310 200   

Reeducación de Piso Pélvico

El  piso o suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

La kinesióloga Zamira Bassay, encargada de Re-educación de Piso Pélvico de Clínica Mayor, señala que este tratamiento está orientado a hombres y mujeres de todas las edades, desde los 5 a los 75 años. “El tipo de paciente que viene acá es aquel que puede tener una incontinencia de orina, incontinencia fecal, pre y post parto, prolapso, disfunciones sexuales, pacientes con dolor pélvico crónico  sin causa conocida, entre otras”.

En las mujeres, factores como los partos, los cambios hormonales o el sobre peso, influyen en el debilitamiento del piso pélvico. En el caso de los hombre, en su mayoría han tenido cirugía de próstata.

Es así como el entrenamiento surge como un complemento a un tratamiento recomendado por un médico especialista. Se trabaja con equipos de última generación para la electro-estimulación en sesiones de consulta, además de enseñar al paciente los ejercicios que debe realizar en casa.

“Muchas veces este problema (incontinencias) se transforma en un tema  social, porque las personas se marginan de actividades familiares por las incomodidades que esto genera y el porcentaje de éxito con esta terapia es bastante bueno y va a depender de cuan  comprometido sea el paciente con la realización de sus ejercicios. Si entrenas tu suelo pélvico vas a tener una buena musculatura  y no debieras tener inconvenientes como los escapes de orina, por ejemplo”, señala la especialista.

El 80% de las mujeres tiene pérdida de orina, ya sea por un estornudo o un esfuerzo, y eso es para preocuparse, porque  si bien puede ser algo común, no es normal.

El kinesiólogo puede actuar en la primera etapa de un prolapso, por ejemplo, por eso el llamado es ante cualquier síntoma acudir a un médico especialista ginecólogo, urólogo o  colo proctólogo quien podrá recomendar este tratamiento complementario.

Para ver cambios tienen que pasar por lo menos unas 8 semanas de tratamiento, que contempla trabajo en  consulta y ejercicios en casa, los que una vez que se inician deben continuar por toda la vida para que la dolencia no vuelva aparecer”, indica la kinesióloga Bassay.

El llamado es a no ocultar dolores ni molestias y consultar con su médico, ya que el tiempo juega un rol fundamental en el tratamiento y mejora de estas enfermedades.